El Ajedrez, ¿está de moda?

mayo 1, 2021

No sé si es que lo parece o es algo real, pero estamos viendo más que nunca en los medios artículos, anuncios, spots… con imágenes y contenidos relacionados al Ajedrez. 

La “culpa” la tiene Gambito de dama, dicen unos; el COVID, dicen otros. Sea cual sea la razón, sí que es cierto que el Ajedrez parece estar “de moda”. O al menos en estos últimos meses ha tenido una mayor presencia en los medios de comunicación. Puede que tengan razón los unos o los otros en los motivos de este fenómeno emergente, lo cual es una buena noticia desde nuestro punto de vista. 

El Ajedrez siempre ha sido un juego minoritario; desde la Edad Media, el que vino a instalarse en las clases altas de las sociedades europeas de la mano de la cultura árabe. Lo practicaban con frecuencia las mujeres de la aristocracia (quién lo diría) para entretenerse en las largas ausencias de sus maridos en las cruzadas y demás contiendas. Siempre ha tenido una consideración de juego complicado sólo al alcance de mentes privilegiadas. ¿Es esto verdad? La consideración, si; la complicación depende. Lo cierto es que si profundizamos un poco sobre las interpretaciones del Ajedrez en su evolución histórica, podemos encontrarnos con aspectos sorprendentes

La esencia del Ajedrez es y será siempre el juego; la dimensión lúdica es el eje transversal de su evolución histórica, desde que apareció siempre se ha considerado el “Juego de Reyes”; es popular la leyenda de Sissa y el rey persa Sheram

Sin embargo, a partir del siglo XV en Europa empiezan a desarrollarse otras dimensiones alrededor de este noble juego. La cultural comienza en el siglo XV con la publicación de variados tratados sobre las reglas del juego, las cuales van evolucionando hasta que en Valencia (España), en el año 1.495 encontramos el primer documento sobre Ajedrez con las reglas actuales. 

Aunque oculta en su esencia, la dimensión artística del Ajedrez hace su aparición explícita durante el siglo XIX con el Ajedrez Romántico, en el que los contendientes libraban partidas arrebatadoras, propias del sentir de la época y del despertar de las libertades en la sociedad. Desde entonces y hasta la actualidad se desarrollan manifestaciones artísticas en torno al noble juego: la literatura primero y después el cine, se ven inspiradas en numerosas obras por la belleza, la magia y la intriga que el Ajedrez puede proporcionar a la producción de emociones. 

No podemos dejar de lado la dimensión científica intrínseca a este juego: la reflexión, el estudio, el conocimiento (no en vano también se le conoce como el juego-ciencia) impregnan su práctica, antes, durante y después de cada partida. A partir de los principios del siglo XX se empieza a recopilar el conocimiento técnico de esta actividad y se sistematizan los hallazgos producidos. No podemos obviar la ingente cantidad de estudios y publicaciones sobre técnica ajedrecística que hoy en día tenemos a nuestro alcance, desarrollados a lo largo del último siglo principalmente. 

Y como no puede ser de otra manera, la ciencia da paso y se retroalimenta con el desarrollo tecnológico acelerado desde finales del siglo pasado. Los encuentros entre el hombre y la máquina se hacen sitio en los medios de comunicación y promueven estudios e investigaciones en el campo de la inteligencia artificial y no tan artificial. 

La dimensión tecnológica y el hermanamiento del Ajedrez con la Informática ha permitido, por ejemplo, que se siga practicando durante estos recientes meses en los que no hemos podido salir de casa. Esta característica hace posible no sólo el juego sino la competición online. Quizá esa sea una de las razones que aludíamos al comienzo del artículo sobre el auge actual del Ajedrez. 

Por supuesto tenemos que ocuparnos de la dimensión deportiva, derivada de la evolución del juego de oposición. Conocido es el debate sobre si el Ajedrez es o no un deporte. A favor encontramos entre muchos otros argumentos la componente competitiva; en contra, la ausencia de esfuerzo físico. Lo cierto es que el Ajedrez “disfruta” de unos juegos olímpicos específicos, que muchos pensamos que no deberían serlo y mantenemos la ilusión de que se integren en los Juegos Olímpicos entre el resto de las disciplinas deportivas reconocidas. El entrenamiento también es un argumento a considerar a favor. 

También podemos encontrar una dimensión terapéutica y social en el Ajedrez. Las diferentes investigaciones desarrolladas el último tercio del siglo pasado vienen a confirmar las diferentes aplicaciones terapéuticas que podemos aprovechar con la práctica de este juego. Desde la prevención de las enfermedades cerebrales degenerativas en personas de edad avanzada a la prevención de los trastornos de atención en la población escolar, pasando por las aplicaciones en personas con necesidades especiales y en riesgo de exclusión social, disponemos de un amplio espectro de aplicaciones terapéuticas y sociales de nuestro valioso juego. 

Y por último, contemplando todas las anteriores, en contramos la dimensión educativa. Cada día más colegios utilizan el Ajedrez como herramienta edu cativa por los beneficios que conlleva su aprendizaje a edades tempranas. Existen numerosísimos estudios que así lo demuestran. Sin embargo, en estos mo mentos, salvo algunos afortunados países que han encontrado una forma de incluirlo en sus sistemas educativos reglados, hay una mayoría que reconocen sus virtudes, pero no han encontrado la forma para incorporar el Ajedrez en sus planes educativos.  

En estos momentos están surgiendo en España (y más concretamente en la Comunidad Valenciana) iniciativas muy creativas y adaptadas a la situación que vivimos y que convendría tenerse en cuenta como, por ejemplo MiniChess aplicable también en la etapa de la Educación Infantil, con plataforma online para aprender, jugar y competir. 

Con todo esto, ¿se puede responder ya a la pregunta de este artículo? Quizá sea una moda,… o quizá este impulso haya venido para quedarse. 

Javier Martínez, pedagogo, maestro de Educación Primaria y monitor nacional de Ajedrez etigran6@gmail.com

Actividades para mayo - junio (gratuitas):
Para participar en nuestras actividades de forma gratuita pueden acceder a través del link correspondiente en el horario establecido:

Beneficios educativos del ajedrez escolar en la educación infantil.

(vídeo-conferencias de 45-50′)

MIÉRCOLES

12 de mayo
13:00h

LUNES

24 de mayo
13:00h

MARTES

15 de junio
17:00h

Sesiones Piloto.

(Master-class 40-45′)

Para docentes o familias

Jueves 13 de mayo (12:45h)
Miércoles 26 de mayo (12:45h)
Martes 22 de junio (18:00h)

Para grupos de alumnado

Jueves 13 de mayo (15:45h)
Jueves 27 de mayo (12:15h)

Solicite los materiales necesarios (gratuitos) en administracion@minichess.org unos días antes y se los enviaremos por correo electrónico.

– Instrucciones de juego (en pdf)

– Tableros 5×5 y 6×6 (en pdf)

– Piezas recortables (en pdf)

MiniChess es una modalidad de Ajedrez reducido y simplificado para aprender/enseñar a jugar con facilidad desde los 3 años con materiales diversificados, sencillos y adaptados.

El objetivo principal de MiniChess es conseguir la alfabetización ajedrecística de toda la población escolar en el momento en que el alumnado inicia los procesos de lecto-escritura, pues está demostrado que el aprendizaje y la práctica del Ajedrez facilita la adquisición de dichos procesos.

El Proyecto Didáctico está diseñado en torno a tres ejes:

La metodología es completamente no presencial, con sesiones “online”, por lo cual no es necesario ningún protocolo sanitario específico.

Las sesiones se imparten dentro del horario lectivo (a acordar con el Centro) para llegar a toda la población escolar: el monitor/a interactúa con el/la maestr@ que está a cargo del grupo por vídeo-conferencia (Zoom, Google Meet, …), y con vídeos explicativos diseñados para cada nivel.

La aplicación de MiniChess es muy sencilla:

Para cualquier consulta puedes escribir aadministracion@minichess.org

Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y compras.