¿Cuál es la edad ideal para aprender a jugar ajedrez?

Existen muchas teorías sobre la edad ideal para enseñar a jugar a un niñ@ el ajedrez, y aunque no hay ningún impedimento para que cualquier persona de cualquier edad lo pueda aprender y practicar desde los 3 años hasta un anciano de 99, es cierto que para llegar a un buen nivel, quiero decir a un nivel competitivo se debe practicar con bastante tiempo “la practica hace al maestro”, pero mejor aún si se les ha entrenado en forma óptima y en una edad idónea donde existe mayor captación.

Los maestros expertos recomiendan que se debe enseñar las primeras lecciones entre los 3 y los 6 años.  Una de las razones por las que esta edad es ideal para el ajedrez es precisamente para aprovechar el potencial de los niñ@s para el aprendizaje, sin embargo, se deben observar muchos factores que determinen un buen aprendizaje. Al igual que otras áreas del conocimiento la razón por la que memorizamos y entendemos las cosas radica en nosotros mismos, el querer aprender cada vez más y el mantenerse con motivación y constancia en el aprendizaje determinan la calidad del aprendizaje, y para ello no basta con tener al mejor maestro sino también debemos tener al mejor alumno.

A esta edad, las clases deben ser cortas. Y es necesario realizar actividades y juegos diferentes y estimulantes para que los niñ@s se “enganchen” al juego. Se les puede dar un poco de teoría, pero el resto del tiempo será para que toquen las piezas, aprendan sus nombres, jueguen a encontrar piezas escondidas, aprendan los movimientos simples y cómo se capturan las piezas. Todo esto de manera lenta y entretenida para que el niñ@ se entusiasme por el juego. Si se cansa, se puede cambiar de actividad.

Se recomienda ir enseñando el movimiento de cada una de las piezas en un orden determinado teniendo en cuenta la sencillez. Así, lo primero serían las torres, ya que se mueven recto. Haz el movimiento con el niñ@ y luego ponle varias piezas para que las mueva él.

Después, el alfil, que también se mueve en recto, aunque en diagonal. Recuerda al enseñarle un movimiento nuevo repetir siempre el anterior. Las repeticiones son fundamentales para que el niñ@ no olvide lo anterior. De nuevo puede practicar primero con sus piezas y luego introducir las del color contrario para que las capture.

Luego se enseñaría el movimiento de la dama, del rey, los peones y, por último, del caballo, repasando siempre lo anterior. Si es muy pequeño, olvídate del jaque y del jaque mate. Si ya tiene 5 años y ves que lo puede comprender, enséñele ambas jugadas. El enroque suele ser más sencillo de comprender y se puede enseñar antes.

Articulo tomado de: Torre 64

Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y compras.