Aumenta la creatividad de tu hij@ jugando ajedrez

creatividad ajedrez
El ajedrez es un deporte que ofrece muchos beneficios para l@s niñ@s que lo practican. Además de ser un sano entretenimiento ayuda a desarrollar habilidades mentales y hábitos que impulsarán su desempeño académico. Y, como si fuera poco, aumenta la creatividad en los pequeñ@s.

Tabla de contenidos

El ajedrez es un deporte que ofrece muchos beneficios para l@s niñ@s que lo practican. Además de ser un sano entretenimiento ayuda a desarrollar habilidades mentales y hábitos que impulsarán su desempeño académico. Y, como si fuera poco, aumenta la creatividad en los pequeñ@s.

Es un deporte que exige a los jugadores a pensar distinto, exige que busquen varios modos de conseguir un resultado. Es un ejercicio que impulsa al niñ@ a hallar nuevas combinaciones de movimientos. Con la práctica l@s niñ@s se habitúan a no rendirse hasta conseguir la jugada que les dará el jaque-mate.

En los últimos años se le ha reconocido al ajedrez múltiples beneficios en las áreas del desarrollo de la capacidad intelectual y de las habilidades de inteligencia emocional. Por todo ello la práctica del ajedrez desarrolla una serie de capacidades intelectuales, personales, deportivas y culturales. Una de las estas capacidades intelectuales es: “CREATIVIDAD E IMAGINACIÓN”   La imaginación es uno de los grandes tesoros de la infancia. Promover el desarrollo de la creatividad de l@s niñ@s es esencial, ya que esta capacidad tan significativa que relacionamos con niñ@s les ayuda a expresarse por sí mismos, a desarrollar su pensamiento abstracto y, también, será primordial a la hora de resolver problemas y de relacionarse mejor con los demás a lo largo de toda su vida. Las actividades creativas, como dibujar o encontrar una solución original y eficaz a un problema, motivan a las personas, las hacen sentirse orgullosas de sí mismas, les ayudan a pasar un buen rato, a disfrutar de la belleza del arte e incluso aportan sentido a sus vidas.

¿Por qué el ajedrez impulsa la creatividad en l@s niñ@s?

Cada niño@ empieza a reconocer los patrones familiares y combinaciones, viendo cómo construir a partir de ellos nuevas ideas. Una partida de ajedrez es una continua sucesión de problemas que hay que resolver, para lo que es necesario utilizar todos los recursos disponibles. En la mayoría de los casos los problemas planteados son nuevos por lo que la memoria o la experiencia pueden aportar relativamente poco a su solución.

Los problemas nuevos, tanto en el ajedrez como en la vida se resuelven con creatividad, imaginación e inteligencia. Cuantos más problemas se resuelvan más se desarrollan estas capacidades y el ajedrez contribuye fuertemente a ello. En el ajedrez no es suficiente con responder a las jugadas del oponente o tratar de seguir patrones de jugadas estudiadas o practicadas previamente. Con el fin de lograr ventajas claras sobre su oponente, el ajedrecista debe imaginar posiciones distintas a la que está presente en el tablero y definir estrategias que le permitan llegar a ellas. Por todo ello, no sólo el Parlamento europeo, sino el Parlamento canario recomiendan la introducción del ajedrez en las escuelas.   

¡No olvides!   

Es fundamental tener la mente abierta y despejada para permitir que la creatividad aparezca cuando tiene que aparecer. Sin forzarla, porque mientras más ganas y esfuerzo ponga el ajedrecista para que esta se dé, más difícil será que aparezca. Parece contradictorio pero querer forzar su aparición sólo hará más improbable que suceda. Lo paradójico de las habilidades mentales es que mientras más consciente se sea de estas, más difícil será que se den. Deben aparecer sin que el jugador de ajedrez se percate de que sucede, pero para ello es muy importante que se encuentren relajados y dejando que la mente fluya hacia jugadas que difícilmente se verían en situaciones de tensión.

Articulo tomado de: elajedrezenlaescuela.com, ichess

Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y compras.