¿Cómo en enseñarle a los pequeñ@s a jugar ajedrez?

ajedrez pequeños
Muchos padres desean enseñar ajedrez a sus hijos, o incluso algunos profesores (tanto de ajedrez como de otras asignaturas) necesitan algunas pautas para que el aprendizaje de ajedrez sea más divertido y efectivo con los niños. Por eso nos planteamos las siguientes tácticas que pueden impulsar el gusto por el ajedrez en los niños. Aquí te las contamos.

Tabla de contenidos

Muchos padres desean enseñar ajedrez a sus hij@s, o incluso algunos profesores (tanto de ajedrez como de otras asignaturas) necesitan algunas pautas para que el aprendizaje de ajedrez sea más divertido y efectivo con los niñ@s. Por eso nos planteamos las siguientes tácticas que pueden impulsar el gusto por el ajedrez en los niñ@s. Aquí te las contamos.

Posiblemente hayas escuchado en más de una ocasión que el ajedrez es muy beneficioso para los niñ@s. Bien, pues se trata de una afirmación completamente cierta y vamos a explicarte la razón.

¿Por qué es mejor aprender a jugar ajedrez en edad temprana?

El ajedrez es un juego de estrategia que contribuye al desarrollo de diferentes capacidades intelectuales. Resulta adecuado a cualquier edad, pero hay que remarcar que en el caso de los niñ@s es especialmente recomendable, incluso desde muy chiquitines. Los niñ@s a esta edad tienen un predominio del pensamiento intuitivo,  imaginario, les gusta observar e investigar y se basan en hechos concretos, aun no simbolizan, es decir que no imaginan jugadas de forma abstracta, necesitan verlas concretamente en el tablero.

¿Cómo enseñarles a los niñ@s a jugar ajedrez?

  • Las primeras “clases” deben ser muy cortitas para que no le resulten aburridas. El ajedrez requiere máxima atención y no es un juego facilón. Salvo que veas que está disfrutando muchísimo, máximo media hora.
  • Ve paso a paso aunque tarde varias sesiones en asimilar toda la información. La tranquilidad y la paciencia son buenos aliados para afianzar los conocimientos.
  • El lenguaje siempre claro y sencillo.
  • Preséntale todas las piezas y su distribución en el tablero. Hasta que no lo aprenda todo y para que no se líe, que juegue siempre con las piezas que elija, ya sean las blancas o las negras.
  • En cuanto a los movimientos, recuerda empezar por las piezas más sencillas. Si te parece, la primera puede ser la torre porque se mueve recto y es fácil de visualizar. Una vez lo haya captado, que practique con esa pieza de su color. Deja las más complejas, como el caballo, para el final.
  • Una vez controle los desplazamientos de las piezas, ya puedes detenerte en las reglas del juego, obviamente desde las más sencillas a las más complejas (jaque, mate, enroque…).
  • Finalmente, explícale que no todas las piezas tienen el mismo valor en la partida y asegúrate de transmitirle una idea crucial: aunque a priori se supone que uno debe salvaguardar siempre las más preciadas, es más que probable que muchas veces haya que sacrificar una buena pieza para salvar una situación complicada.

En la medida del talento y capacidad de cada uno, podrán ir mejorando su capacidad para desarrollar pensamientos abstractos y complejos. Ningún niñ@ aprende a la misma velocidad que otro. Una vez que se haya jugado cierto número de partidas y jueguen respetando las reglas de forma natural, ya puedes explicar estrategias y tácticas más complejas para ayudarles a ser buen@s jugadores.

Articulo tomado de: thezugzwangblog.com, capakhine.es, mundoprimaria.com, chesskid

Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y compras.