Ajedrez infantil educativo

En los últimos años, la enseñanza de ajedrez en las escuelas se ha extendido en todo el mundo. La UNESCO recomendó oficialmente en 1995 a todos sus países miembro la incorporación del ajedrez como materia educativa tanto en la enseñanza Primaria como en la Secundaria. Esta incorporación se ha realizado de distintas maneras, mientras que en algunos países como Rusia, Venezuela o Colombia el ajedrez forma parte obligatoria del curriculum de los alumnos, en otros, el ajedrez se incluye como asignatura optativa.

Los beneficios y la utilidad del aprendizaje del ajedrez en el ámbito educativo han sido profundamente contrastados. Existen estudios muy concluyentes sobre la relación entre el ajedrez y la mejora del rendimiento académico del alumn@-jugad@r. Autores como Ferguson, Margulies o Liptrap son solo algunos de obligada referencia, pero el campo de investigación y la revisión crítica de estos estudios sigue siendo hoy día fuente de observación para la comunidad pedagógica y ajedrecística.

Los primeros en darse cuenta de la utilidad del ajedrez como herramienta educativa fueron los rusos. El ajedrez ha sido parte del plan nacional de estudios de las escuelas rusas desde hace décadas y, en paralelo, potenciaron su desarrollo desde un punto de vista deportivo hasta convertir a Rusia en la primera potencia mundial.

Después de bastantes años, el mundo occidental también mostró el debido respeto por el ajedrez y comenzaron a producirse extensas investigaciones llevadas a cabo en Europa, Canadá y los Estados Unidos acerca de la beneficios de ajedrez.

¿Por qué el ajedrez educativo?

El ajedrez educativo, a pesar de no oponerse al ajedrez deportivo, no tiene los mismos objetivos. La idea del primero es proporcionar a los docentes nuevas herramientas para trabajar con sus alumn@s en materias convencionales, como las matemáticas o la lengua. Como explicaba con anterioridad, sabemos por numerosos estudios que los niñ@s que juegan al ajedrez, sin llegar a ser necesariamente jugador@s fuertes, muestran una mejora significativa en muchas otras áreas importantes de desarrollo: el pensamiento espacial, habilidades numéricas y analíticas, comunicación verbal, e incluso la imaginación artística. Tal vez algunas de las contribuciones más importantes de ajedrez a la formación del niñ@ es el aumento de la disciplina, la autoestima y la confianza. Pero si además incorporamos técnicas específicas de pedagogía a través del ajedrez, los resultados son todavía superiores.

El ajedrez escolar ayuda al alumn@ a desarrollar de una forma natural habilidades tanto de tipo cognitivas como sociales. Entre estas habilidades destacaremos las 12 siguientes:

  • La memoria
  • La capacidad de concentración
  • La toma de decisiones y la aceptación ante el error
  • La atención y reflexión
  • La visión espacial de la realidad: táctica y estrategia
  • La resolución de problemas
  • El razonamiento lógico-matemático
  • El pensamiento creativo
  • La autoestima y el sentido de logro
  • La capacidad crítica
  • La iniciativa
  • La empatía

Articulo tomado de: thezugzwangblog.com, ajedrezsocial.org, ajedrezalaescuela.eu, educachess.org, masterchess.es

Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y compras.